Cuándo y cómo cambiar la batería del coche

Una de las averías más frecuentes es la descarga de la batería de tu coche por algún problema con el alternador, las condiciones del tiempo, o por un descuido, como dejarse la luz interior encendida cuando el vehículo está estacionado.

Te mostramos cuándo y cómo cambiar la batería del coche en unos sencillos pasos.

A la hora de analizar las funciones de la batería de tu coche, conviene destacar dos principales:

  • Proporcionar la potencia eléctrica que tu coche necesita para arrancar.
  • Alimentar a los equipos electrónicos que lleve el coche tanto en parado como en movimiento. Una vez arrancado el coche, ésta se recarga con el alternador.

Sin embargo, es importante saber qué energía eléctrica consume el coche cuando el motor está parado. Los circuitos de control, como el reloj o el cierre centralizado, por ejemplo, aunque la radio o extras como el GPS también consumen. Estos elementos necesitan poco esfuerzo por parte de la batería, pero pueden llegar a descargarla si su uso es prolongado. Un ejemplo claro lo encontramos cuando nos dejamos las luces encendidas toda una noche.

Al día siguiente, el coche no arrancará si no conectamos unas pinzas a otro coche. Y si no circulamos durante varios kilómetros sin detenernos, correremos el riesgo de que se nos vuelva a parar el coche, ya que el alternador necesita tiempo para recargar la batería.

La batería del coche es un elemento especialmente sensible a los cambios de temperatura: una batería gastada no resistirá temperaturas muy altas o por el contrario, una ola de frío. La vida natural de una batería ronda los 4 años, pero es recomendable cambiarla cuando percibas los primeros síntomas de fatiga. Entre ellos, destaca el encendido del coche que, cuanto menos enérgico sea, más gastada estará la batería.

Además, existen otras causas por las que la batería de un vehículo puede descargarse. Por ejemplo: si la batería permanece mucho tiempo sin funcionar, porque no hacemos mucho uso del coche, podría quedarse sin carga. O por el contrario, si hacemos demasiados arranques o llevamos equipos en el coche que consuman demasiada energía. El tercer supuesto, es que se nos estropee el alternador del coche.

Cómo prepararnos para cambiar la batería

En primer lugar, y como medidas de seguridad básicas para cambiar la batería de tu coche, no debes en ningún caso abrirla ni manipularla de ninguna forma, salvo para conectar y desconectar los bornes. Para ello, protégete con guantes y gafas protectoras, pues el interior contiene ácidos y líquidos corrosivos.

Para cambiarla, lo primero es esperar unos minutos después de haber quitado el contacto. Después tienes que seguir un orden para evitar cortocircuitos: primero tendrás que desconectar el borne negativo y después el positivo.

Para colocar la nueva, al revés: conecta primero el borne positivo  y después el negativo. Mientras manipulas la batería, y por tu seguridad, recuerda no colocar herramientas sobre los dos bornes a la vez.

Tampoco debes olvidar que el reciclaje de la batería es obligatorio, hazlo en un punto limpio, o pregunta en tu taller por los lugares habilitados para ello.

 

Fuente: MAPFRE